Los inicios del proyecto

En Septiembre de 2013, en el marco del Campus Gutenberg de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, se organizó un debate sobre el fenómeno del museo de empresa (o museo corporativo) propuesto y moderado por Guillermo Fernández. Asistieron representantes de cinco museos o espacios corporativos:

Al término del que fue un interesante debate, todos decidimos mantener el contacto y poner en marcha una serie de visitas a los respectivos museos, a fin de estrechar lazos profesionales y personales.

Este fue el inicio de una relación que se fue intensificando y que fue creando más y más expectativas e ilusión. Todos compartíamos la sensación de que el mundo del museo de empresa en España era digno de disponer de una asociación profesional especialmente dedicada y pensada a la medida de sus particulares necesidades; una asociación que contribuyera a dignificarlo como todo un sector profesional de pleno derecho, de modo análogo a como ya sucede en otros países.

Poco a poco llegamos al punto de plantearnos la creación de una asociación profesional estable que representase a los museos de empresa de España y a otras iniciativas empresariales de intenciones convergentes.

Y así nació la Asociación MESCO.